El modelismo ferroviario es cosa de hackers

Ha pasado casi un año desde que decidí meterme en el mundillo del modelismo ferroviario. Sí, el hobby de los trenes en miniatura, que por cierto es triste decirlo pero no es barato, y requiere de más jóvenes para garantizar un reemplazo generacional (muchos aficionados tienen ya cierta edad). Pues bien, hace un par de días, pensando en este tema en el que aún soy un bisoño, elaboré una hipótesis. De esas que te vienen a la mente sin verlas venir. Mi hipótesis fue esta: El modelismo ferroviario es cosa de hackers.

¿Hackers? ¿Por qué hackers?

Es una hipótesis ambiciosa, fácil de refutar, pero aún así la defenderé ante ti, lector mío. Para empezar, quiero resolverte la duda que con seguridad se te debe estar pasando por la cabeza: “¿Qué tiene que ver ese hobby con el pirateo informático?“. Si has pensado eso, lamento decirte que has caído en un error. Un hacker no es un criminal informático. Es un entusiasta de la informática que desentraña su funcionamiento por interés propio, que busca los fallos y las mejoras. De hecho, no hace falta que sea informático, puede ser entusiasta de cualquier cosa. O al menos, eso me dijeron en la asignatura de Comunicación y Participación Ciudadana en la Red, de la carrera de periodismo y comunicación de la UC3M. También pone eso en la página de Hacker de Wikipedia. [Ay, la desprestigiada Wikipedia…]

De modo que cuando digo que los aficionados al modelismo ferroviario, y al ferrocarril en general, ya sea de juguete o real, mi idea no es descabellada. Al menos eso creo yo, nadie tiene que compartir mi opinión. Pero eso no quita que estos aficionados, guiados por cierto instinto infantil resistente, quieran conocer todos los detalles de como operan estos medios de transporte. Y cuando digo “operan”, hablo de la mecánica misma, del funcionamiento de las infraestructuras (vías, estaciones, sistemas de seguridad, etc.), de la historia del ferrocarril, del panorama actual…  Dentro del modelismo ferroviario, además, entran muchos campos: bricolaje, manipulación eléctrica y electrónica, decoración, “ingeniería” y diseño de circuitos… Y, ¿sabéis que? Salvo quizás a aquellos aficionados que además trabajan como ferroviarios, su búsqueda de conocimiento la hacen sin cobrar. Todo lo contrario, incluso pagan y bien. Todo por goce y satisfacción.

Es una hipótesis, no una teoría probada

Ahora bien, ya he dicho que mi hipótesis es fácil de refutar. Si has revisado el enlace a Wikipedia, sabrás por qué. Los hackers son activistas. Un hacker tiene una ética, por la cual el conocimiento que adquiere sirve para mejorar el funcionamiento del mundo informático. Y sí, aunque no lo hagan por obtener un beneficio económico, pueden realizar actos de dudosa legalidad o moral (¿dependiendo de quién lo mire?) en su lucha activista.

El aficionado al ferrocarril no es necesariamente un activista. Aquel que se monta una maqueta en casa lo hace porque quiere jugar y pasarlo como un crío de cinco años. Ahora bien, los aficionados al ferrocarril se interesan por la actualidad, y tienen una opinión formada sobre los problemas. Se preocupa. Te animo a que observes espacios como ForoTrenes (no es Forocoches, ojo). Podrás ver por ti mismo a qué me refiero. Y estoy seguro que en otros temas hay expertos espontáneos, por afición.

Como dije al principio, fue un pensamiento fugaz, que he desarrollado brevemente. Dime lector, ¿te convence? ¿O lo refutarías? Puedes dejarme tu opinión, si quieres. Quizás otro día volvamos a hablar de trenes, ya sean grandes o pequeños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s